La importancia del uso de un buen casco

Enero 5, 2021

El casco para el motociclista pista es como el cinturón de seguridad para un ocupante de un automóvil: es un salvavidas que se debe utilizar siempre.

Hay que tener en cuenta que la carrocería del motorista es su propio cuerpo y si éste no va bien protegido, estará expuesto a un riesgo de accidente de gravedad. Tan importante es utilizar el casco cuando circulamos en moto que su uso es obligatorio tanto para el conductor como para el pasajero, ya que la cabeza es la parte más vulnerable de nuestro cuerpo.

Aunque hay muchos motoristas que optan por no utilizar el casco porque les genera mucho calor, no se puede poner en riesgo la vida en el camino por ese tipo de excusas; en el mercado ya existen cascos acondicionados para las altas temperaturas. Siempre debe usarse el casco, incluso en los trayectos cortos.

¿Qué beneficios aporta usar el casco de moto? Evita los golpes directos de la cabeza contra el suelo, con otros vehículos o con elementos contundentes, absorbiendo parte de la energía de un impacto y distribuyéndola por toda la cabeza evitando que se concentre solo en una zona, lo que podría ser mortal para el motociclista. Protege la cabeza de objetos extraños como piedras, hierros, objetos cortantes, especialmente si se opta por un casco con visera. Se evita que entren mosquitos, polvo o piedrecillas en los ojos. La cara estará protegida de la abrasión en caso de arrastre por el pavimento tras un impacto.

Además es vital que se use un casco certificado, el cual reduce en un 40% el riesgo de morir durante un accidente y puede disminuir en alrededor del 70% la posibilidad de una lesión severa.

De acuerdo con la OMS, el casco cumple tres funciones:

  • Reduce la desaceleración del cráneo y por lo tanto, el movimiento del cerebro al absorber el impacto. El material incorporado en el casco absorbe parte del impacto evitando que el cerebro choque contra el cráneo con tanta fuerza.
  • Dispersa la fuerza del impacto sobre una superficie más grande, de tal modo que no se concentre en áreas particulares del cráneo.
  • Previene el contacto directo entre el cráneo y el objeto con el que hace impacto, al actuar como una barrera mecánica entre la cabeza y el objeto.

Por eso al adquirir tu casco, asegúrate de que sea certificado y que cumpla con las condiciones y garantías de protección para que te transportes con mayor seguridad en el camino.