Una de las actividades favoritas de los amantes de las rodadas es sin duda registrar grandes aventuras y hermosos paisajes.

Agosto 5, 2020

Una de las actividades favoritas de los amantes de las rodadas es sin duda registrar grandes aventuras y hermosos paisajes. Desde hace unos años, las cámaras deportivas, han tenido gran acogida en el mundo de la aventura y actividades extremas gracias a su flexibilidad y facilidad de porte. Si algo sabemos de los motociclistas es que no hay mejor sensación que la del viento golpeando suavemente la cara mientras se recorren miles de kilómetros para conocer lugares extraordinarios, de los cuales es inevitable pasar por alto el querer capturar recuerdos, repetir experiencias y sensaciones únicas en otra ocasión.

¿Pero existe en Colombia alguna restricción para portar cámara de video en el casco?

Investigamos en diferentes portales, y aunque en nuestro país no existe una reglamentación oficial que diga que esta práctica es ilegal, se debe prestar atención detallada a las siguientes recomendaciones.

  • Es necesario portar la cámara en un lugar que evite la obstrucción de la vista, incomode o distraiga al conductor. En lo posible, la cámara debe estar debidamente programada para evitar su manipulación durante la conducción y debe contar con los soportes requeridos para su fijación con el fin de evitar accidentes viales.
  • El casco no puede sufrir ninguna modificación en su infraestructura dado que si ésto sucede queda fuera de la normatividad y puede ocasionar multas.
  • La Ley 1581 de 2012 de la Constitución Política de Colombia constituye el marco general de la protección de datos personales en Colombia, por lo tanto, vela por la integridad, privacidad y seguridad de los datos, imágenes y registros de los ciudadanos. Es decir, que en caso de tener registro de alguna persona, placa o empresa captada en la vía pública sin autorización explícita, ésto podría ocasionar un problema legal si la imagen llegase a ser divulgada, en especial si se trata de menores de edad. El deber de los motoristas sería entonces no divulgar el material recopilado a través de estas cámaras por no tener autorización del titular de la información y en caso de querer hacerlo, deberán pixelar los rostros y elementos de la comunidad que pretende divulgar, con el fin de no incurrir en requerimientos y posibles sanciones establecidas en la citada Ley.
  • Las autoridades de tránsito y viales tienen la última palabra acerca del porte de estos implementos, de acuerdo al cumplimiento que se deba dar conforme a las normas impartidas desde el Gobierno Nacional en materia de Seguridad vial en el territorio colombiano.

 

Estas fueron algunas de nuestras sugerencias.

No queda más que esperar con ansias el día en el que podamos volver a dar largos recorridos junto a los nuestros, llenarnos de risas, vibras positivas, volver a abrazarnos, compartir en la mesa y decir: ¡Que buena rodada!